LA TEMPERATURA ES IMPORTANTE A LA HORA DE DORMIR


Como es lógico, queremos evitar que el bebé pase frío por la noche, pero a veces pecamos por exceso y le cubrimos demasiado. Abrigarlo más de lo necesario está relacionado con un mayor riesgo de muerte súbita del lactante al generar un sobrecalentamiento.

Tampoco es bueno que el bebé sude, por lo cual para su bienestar, lo más aconsejable es no abrigarlo con exceso y mantener la habitación a una temperatura agradable, independientemente de la estarción del año en la que notre contremos.

En invierno, los termostatos de la calefacción te permiten regular la temperatura, y si tienes un bebé que duerme por la noche, puedes usar un saco de dormir o un pijama más gordito que la cubra también los pies.

En verano, si enciende el aire acondicionado ten cuenta que no es conveniente que el bebé duerma con el aparato encendido y mucho menos que esté alto el flujo de aire. Lo ideal es encenderlo un rato antes de acostarlo pero luego apagarlo.